Cuentos de Bolsillo

María : «Luchadora Incansable , Guerrera del balón» su Historia

En campos de sudor y gloria, una titán en la vida. Sus pies, un torrente de magia, quebrando estereotipos con cada marca , al piso , la rustica.

De aquel pueblo lejano , Sarmiento ella dice que es , donde sus raices estan vivas , en su mirada describe la nostalgia de poder volver. 

Luchadora incansable, sin tregua ni pausa, sudor y lágrimas que forjan su causa. Un corazón valiente, un espíritu indomable, en cada pase, en cada disparo, inquebrantable.

Nacio en nuestras canchas , frente a nuestros ojos paso su juego, traspiro la camiseta , se enamoró del blanco . Dejó su huella marcada , hoy se mira en una foto embarrada de esfurzo y lucha.

Rompe barreras con cada acción, demostrando que el fútbol no tiene un solo lado. Su talento brilla como un faro en la noche, inspirando a las niñas a alzar su voz o gritos de aliento y gol .

Guerrera del balón,  tu esfuerzo resuena en logro en el genero. Ejemplo de tenacidad y pasión sin igual, una leyenda que escribe su nombre en el mural del futbol femenino .

En cada partido, una batalla sin cuartel, defendiendo su sueño con un grito fiel. Trabajadora incansable, incansable soñadora, que con cada gol, la victoria asoma.

Eres la musa del fútbol femenino, un himno de lucha, un cántico irrefutable. Gracias por tu entrega, tu garra y tu estirpe, por hacer del fútbol un espacio donde la igualdad respire pasion y gloría. 

Te cuento una pequeña historia.

Desde pequeña, María pateó una pelota con la misma pasión con la que respiraba. Sus pies, ágiles y veloces, dominaban el campo con una gracia innata. Su escape de la pesadilla la llevó a las filas del equipo femenino de Universidad, donde se convirtió en una jugadora singular.

Sin embargo, la vida no siempre juega a favor de los sueños. La vida la cituó en buenos aires y en San Lorenzo pudo alcanzar parte de sus metas , llantos y tristeza la acompañaron , tambien el amor se hizo presente en su vida .María, con el corazón encogido, tuvo que colgar las botines temporalmente. El fútbol ya no era solo un juego.

Pero la llama nunca se apagó en ella. María encontró una nueva forma de contribuir al deporte que amaba: se convirtió en entrenadora. Con la misma pasión con la que jugaba, ahora impartía sus conocimientos a las niñas de la escuela que ella misma creo, transmitiendo su amor por el fútbol y encendiendo la chispa en sus ojos.

Las tardes se llenaron de gritos de ánimo, de risas y del aroma a hierba mojada. María, con su paciencia infinita y su entusiasmo contagioso, guiaba a sus pequeñas guerreras, enseñándoles no solo a dominar el balón, sino también a creer en sí mismas, a luchar por sus sueños y a romper las barreras que aún existían en el mundo del deporte femenino.

Hoy María observaba con orgullo a sus jugadoras, ahora jóvenes promesas del fútbol femenino y otras ya con carrera en las cancha  En sus ojos brilla la misma pasión que ella había sentido años atrás, y en su corazón, la satisfacción de haber encontrado una nueva forma de amar al deporte que le había dado tanto.

Gracias Boloqui por tu aporte-

David Pedraza

Pasion de campeonas

session Historias de Bolsillo

TE PUEDE INTERESAR

Guardiana del Barrio- Cuentos de Bolsillo

Director

Valentina: La estrella que brilló con esfuerzo, sacrificio y un corazón indomable

Director