Cuentos de BolsilloUltimas Noticias

Guardiana del Barrio- Cuentos de Bolsillo

En el corazón del barrio Santa Rosa, donde las casas se vestían de colores vibrantes y las risas de los niños inundaban las calles, vivía Doña Vicki, la guardiana del Club comunal. Sus manos, curtidas por el trabajo y el amor, sostenían con firmeza la antorcha que su difunto esposo, Don Daniel, le había legado: cuidar el club y de los sueños de los jóvenes que allí entrenaban.

Doña Vicky era una mujer  de ojos que brillaban con la calidez del sol y una sonrisa que podía iluminar hasta la noche más oscura. Su cabello, antes negro azabache, ahora salpicado de hebras plateadas, enmarcaba un rostro curtido por el tiempo, pero lleno de una energía contagiosa. Desde que Don Daniel partió, la responsabilidad del club recayó sobre sus hombros, y ella la asumió con la misma pasión y dedicación que su amado esposo.

El Club Comunal era más que un simple lugar de entrenamiento; era un segundo hogar para los niños y jóvenes del barrio. Allí, bajo la atenta mirada de Doña Vicky, aprendían no solo las reglas del fútbol, sino también valores como la disciplina, el trabajo en equipo y la amistad. Ella era enalgunos casos la confidente, la consejera, la fanática número uno que alentaba con fervor desde su silla intocable.

Los entrenamientos transcurrían entre risas, sudor y el inconfundible aroma del césped recién cortado. Doña Vicky recorria las instalaciones ayudando en algunos trabajos diarios que el club demandaba y observaba con atención cada jugada, cada pase, cada gol. Su mirada era a la vez crítica y alentadora, impulsando a los jóvenes a dar lo mejor de sí mismos.

Un día, mientras preparaba recorría el club y preparar todo para el partido final del campeonato, un cúmulo de recuerdos la invadió. Pensó en Don Daniel, en su pasión por el fútbol, en la forma en que había inculcado ese amor a los chicos del barrio. Una lágrima recorrió su mejilla, pero rápidamente la secó con una sonrisa. Ella sabía que Don Daniel estaría orgulloso de ella, de cómo había tomado las responsabilidades del club y lo había convertido en un lugar donde los sueños de muchos y muchas , aún permanecían.

Al sonar el silbato inicial del partido, Doña Vicky se ubicó en su lugar habitual al costado del alambrado. El corazón le latía con fuerza en el pecho mientras observaba a sus «chicos» darlo todo en el campo. Cada pase, cada tiro al arco , cada atajada del arquero la emocionaba . En ese momento, ella no era solo la guardiana del Club comunal, era la madre, la abuela, la amiga de cada uno de esos jóvenes en algunos casos sin nadie que los vaya a ver .

Doña Vicky , la guardiana del barrio, seguiría siendo el alma del Club comunal, un faro de esperanza y un símbolo de la fuerza del amor y la dedicación que Don Daniel habia legado. Su historia, como la de tantos héroes anónimos, nos recuerda que el verdadero significado de la victoria reside no solo en alcanzar la meta, sino en el camino recorrido, en las lecciones aprendidas y en el impacto positivo que dejamos en la vida de los demás.


Inspirado de Vicky esposa del recordado Daniel Navarro – Canchero del Club Sportivo Municipal

Cancion Dedicada

Musica y letra David Pedraza

Interprete : May Tem ( Colombia)

TE PUEDE INTERESAR

Se desarrolló la 1ra Jornada de capacitación para entrenadores del fútbol formativo

Director

La Selección Femenina Argentina se mide ante Uruguay en un amistoso

Director

El femenino de River venció a SAT en el Monumental

Director

COPA FEDERAL: Banda Norte Gana frente a Instituto de Córdoba en el juego de ida de los Octavos de Final

Director

Las Gladiadores festejaron su quinto campeonato y son el club más ganador del fútbol argentino.

Director

SE EXTIENDE LA INSCRIPCIÓN DE PREMIO FUNDACIÓN RIVER PLATE Y ADIDAS

Director

Se realizó un encuentro recreativo de newcom en el Polideportivo N°2

Director